15/4/13

Sesiones YUZZ: Manuel Guardiola de SECOT: Talento y liderazgo

"Hola! Soy David Martínez, yuzzero, realizador audiovisual, presidente de la asociación audiovisual Pistoleros de Edison y fundador del proyecto Metas. Joan me ha puesto una grapadora (cargada) en la cabeza para que escriba este post sobre una de las sesiones de expertos de Yuzz. ¡Espero que no notéis mi desesperación en las próximas palabras!"
El pasado 25 de marzo, Manuel Guardiola, tutor de SECOT, realizó una ponencia para los yuzzos y yuzzas de Sant Feliu acerca del liderazgo,cuyo interesante contenido voy a tratar, humildemente, de transmitiros. Para empezar, desmontó el mito de que para ser líder hay que nacer con madera para ello. Aunque, desde luego, hay gente que nace con un nervio superior a la media y que acaba desarrollando un elevado nivel de carisma de forma natural, para el resto de los mortales, un líder se hace. ¡Tú puedes ser un líder!

¿Y cómo? Para ello, Manuel nos expuso unas cuantas claves que, anarroseando su presentación, os chivamos a continuación.  Para empezar, ¿por qué es importante el liderazgo? Aunque los que viváis en este país podéis llegar a pensar que un líder es un bufón, no os marchéis todavía(del blog, digo). En realidad, un líder es alguien que:
- Motiva
- En ellos buscamos seguridad
- Los vemos más capaces
- Pueden ayudarnos en nuestro objetivo
- Añaden valor a nuestro conocimiento

¡Ya podéis respirar tranquilos! ¡Ningún político español es un líder! ¡Un líder es algo bueno!
Pues bien, resulta que los líderes que se merecen el nombre tienen una serie de características comunes que los definen:
- Son inquietos, optimistas, tienen y fomentan el talento
- Forman una visión y la comunican
- Pero, realmente, no existe un consenso sobre las características necesarias para ser líder
Y los emprendedores, ¿necesitan ser líderes para llevar a buen puerto su empresa? Pues hombre, se le solicitan tres cualidades fundamentales:
- Que sea sociable
- Que se exprese bien
- Que tenga sentido del humor
Y aquí es cuando Manuel nos introduce en una serie de factores muy importantes que pueden ayudarnos a convertirnos en líderes.
Para empezar, nos propone que seamos dueños de nuestro propio tiempo y que trabajemos en nuestra imagen personal. ¿Por qué? Pues porque el éxito no depende totalmente de nosotros mismos, sino de cómo nos perciben los demás. Y para ello hay un conjunto de cosas que permite identificarnos, como son:
- La apariencia personal y la ropa
- El lenguaje gestual
- Los sonidos vocales
- Las palabras escritas
- Los movimientos involuntarios

Así pues, como muestran los anteriores puntos, existen muchos detalles sobre nuestra imagen personal que se nos pasan por alto y que podemos mejorar a voluntad. ¿Y si empezamos por la mirada? Resulta que:
- Es lo más expresivo de nuestra cara
- Tiene un rol preponderante en la comunicación no verbal
- No podremos convencer si nuestra mirada no está implicada
Por lo tanto, debemos mantener una mirada firme y en ocasiones profunda cuando entablemos diálogo con los demás, o, a la hora de hablar en público, ir desplazando la mirada de oyente en oyente para que todos se sientan parte de lo que estamos diciendo.
También se habló de la comunicación no verbal en el sentido de revisar los gestos de las personas cuando nos escuchan. Así pues, una postura cerrada (como brazos cruzados, piernas cruzadas o ambas cosas a la vez) puede indicar desacuerdo, o por lo menos, una distancia prudencial con lo que el interlocutor le está diciendo. Por el contrario, debemos intentar que la postura de nuestro receptor sea lo más abierta posible, entonces sabremos que de verdad esa persona está abierta a lo que estamos diciendo.
Y para conseguir eso, el líder tiene varias estrategias de comunicación:
- Usa un vocabulario adecuado, y a veces innovador
- Envía mensajes verbales y no verbales
- Tiene un formato propio
- Tiene fe personal en lo que dice o hace
- Las palabras que usa son realistas
- El formato es creíble y efectivo
- Sonríe más que ríe
- Habla rápido y claro
- Se le percibe comprometido



Además, Manuel nos dio un sabio consejo para comunicarnos mejor, que no es otro que cuidar la herramienta principal para ello: la voz. Nos sugirió que no la maltratemos, ya que, en efecto, forma parte de nuestra imagen, y además es capaz de dar color a nuestro discurso.
Finalmente, nos habló de los distintos tiempos del liderazgo, es decir, las fases por las que pasa un líder desde que empieza hasta que deja su puesto como tal:
1º - Destaca: Consigue resultados algo superiores a la media
2º - Colabora: Mejora el trabajo en equipo
3º - Motiva: Sabe colocar a las personas y lograr los objetivos
4º - Comprometido: No elude su responsabilidad
5º - Visiona la excelencia: Alcanza con humildad su plenitud
Y con todo esto, Manuel Guardiola nos dejó con un buen sabor de boca y un buen puñado de ideas y conceptos interesantes para poner en práctica. ¿Te atreves a ser tú también un líder?